Frecuencias Sanadoras

Frecuencias Sanadoras

Estas vibraciones musicales sanadoras fueron conocidas como frecuencuencias Solfeggio y han sido por siglos utilizadas para sanar.

174Hz – Nos ayuda a disminuir dolores y la falta de energía, facilitando al correcto funcionamiento de los órganos. Esta frecuencia permite en nuestros órganos una sensación de seguridad, protección y amor.

285Hz – Esta frecuencia nos ayuda a que las células y tejidos vuelvan a su estado original; es ideal al momento de curar heridas cortes, quemaduras o cualquier otro tipo de tejido dañado. Esta conectada directamente con nuestra mente, cuerpo y alma para lograr sanidad y bienestar físico.

396Hz – Nos permite liberarnos del miedo y limpiar el sentimiento de culpa que obstaculiza nuestra realización.

417Hz – Esta frecuencia es muy utilizada para liberar de la energía negativa, limpia experiencias traumáticas y disuelve influencias destructivas de eventos pasados. Estimulas las células y al ADN para que funcionen de manera adecuada.

528Hz – La frecuencia de la transformación y los milagros, es utilizada para devolver el ADN a su estado original, te ayuda a abrirte a la experiencia y conexión espiritual profunda. También es llamada la frecuencia del amor.

639Hz – Esta frecuencia permite la creación de una comunidad armoniosa y mejora las relaciones interpersonales. Esta frecuencia aumenta la comunicación, la comprensión, la tolerancia y el amor.

741Hz – Es la frecuencia adecuada para la iluminación y la intuición, limpia tus células de toxinas, además te ayuda a limpiar de radiaciones electromagnéticas e infecciones provocadas por bacterias, virus, y hongos.

852Hz – Esta frecuencia esta directamente conectada con el chacra del tercer ojo, por lo que la puedes utilizar para despertar el poder interior y la autorrealización.

963Hz – Conecta con la luz y el espíritu universal que todo lo comprende, permitiéndonos una experiencia de retorno a la unidad. Esta frecuencia despierta cualquier sistema a su estado original perfecto. Nos permite experimentar nuestra verdadera naturaleza.

Deja un comentario